IR AL FACE DE CHILO TULISSI


Nací en Ramos Mejía en el 48 y crecí en una casa de patio grande donde mi familión festejaba la vida. Abuelos, tíos, amigos, vecinos, todos juntos. Nacimientos, Navidades, casamientos en los que mis tíos cantaban tangos y mi viejo los bailaba con alegría contagiosa de gordo elegante trasladando con destreza 100 kilos de simpatía. Allí vi a mis primas con sus polleras tubos para milonguear con Darienzo, a mis primos acomodarse el jopo a lo Elvis mientras escuchaban el Glostora Tango Club o un concurso de cantores que finalmente ganó un colectivero de Saavedra. Después vinieron la nocturna y los Beatles. San Telmo y Vox Dei. La Facultad y Piazzola. El dibujo y Pink Floyd. La escenografía y Goyeneche. La pintura y mi mujer. Y mis hijos y mis sueños de patio grande. Hoy mi viejo patio cobra una nueva imagen, los viejos duendes empilchan nuevas glicinas aquí en San Cristóbal, mi barrio, en la cortada Danel (que no es poca cosa, aquí vivió Homero Manzi) y en mi patio hay tango, tango hoy, con su respetable historia y vigoroso presente que pide a gritos nuevos creadores para continuarlo, para suceder a aquellos que tanto bien le hicieron.

Poema de Acho Manzi a Chilo Tulissi

Se te ve el tango en el ton y los colores,
no hay duda en tu certeza de postura.
Si hace falta agregar a tu pintura
una migaja de dolor lo hacemos,
desde adentro del alma y los recuerdos,
desde lo recorrido con el alma,
desde la calle del brazo con la calma,
desde la comezón de lo perdido,
le agregamos tu voz y tus conquistas
a los tangos que ruedan por las calles
y a todo lo que falta en Buenos Aires
que hemos aprendido desde niños,
se lo agregamos entre amigo y vinos
y entre el sabor de los besos recogidos.
Amigo de los tangos y retangos,
conocedor de la queja solitaria
nosotros vemos y escuchamos tu obra
sin dejar de acordarnos y acercarnos.
Acaso no sabés que entre nosotros
no cabe una mentira ni un engaño..?
Dejame ver el alma que has plasmado,
en el corte de la vida con la muerte,
que suerte que la suerte te ha encontrado
con el don de ser pasado en el presente.
Tango, es lo que el tango te ha enseñado,
y es la postura del amor de frente,
tu mano es un lejano pensamiento
donde nos refugiamos a tu lado.

Acho Manzi